Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 19 de noviembre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
ruben herrera
rosario - argentina
hola!
escribo cuentos que hablan sobre los temas que a diario se tocan en cualquier lugar; ya sea ineguridad, aborto, malvinas, donacion de organos etc etc.
en estos dias sale al mercado mi libro que lleva como titulo "EL TREN DE LAS CUATRO".
me gusta mucho el cine. las peliculas que me marcaron fueron EL CAMPEON, LA VIDA ES BELLA, EL VALOR DE UNA PROMESA. Y con respecto a los libros; LAS CENIZAS DE ANGELA, OCEANO,LOS PILARES DE LA TIERRA, LA NIETA DEL SEÑOR LINH y otros.
Tengo cuatro hijos y una nieta.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Octubre 2009
CACHO, EL CAPITAN
Mostrar datos Agosto 2009
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

04/10/09 | 12:59: rolando dice:
Precioso Rubén! Y homenaje al \"Negro\" también, no? Como buen rosarino... Te invito a mi blog \"lapacienteimpaciente\", ahí hay un cuento que quizá te guste y le da título a un libro, donde hay también, mirá vos, otro cuento que también es \"in memorian\" del Negro... Un abrazo. R.M
02/10/09 | 15:38: suletrasmonte dice:
Muy bueno tu cuento, y está perfecto el reconocimiento a los donadores de órganos. estoy de acuerdo. Yo leí dos veces Las cenizas de Angela ylloré a mares con esa historia de tanta pobreza en Irlanda. Es unlibro que recuerdo siempre, aunque leí otros de ese autor y no me llegarton tanto.
10/08/09 | 23:24: Daniel dice:
que hace Ruben Herrera, lei esto y me parece una absoluta mierda lo que escribis, desde el concepto moral hasta el estético, buenas noches. encima me tomo el laburo de escribir el código de seguridad...
Vínculos
Osadía Literaria Osadía Literaria


A Osadía literaria la integran diversos tipos de cuentos.


En un formato epis... Ampliar

Comprar$ 35.00

Entrá a Radio La Quebrada

cuentos para pensar


En el blog solo enviare cuentos, que nos haga de alguna manera pensar. El fin seria ese. Me gustaria que aquella persona que lea un trabajo mio, pueda opinar sin ningun tipo de problemas. Estas opiniones, pueden ser a favor o en contra, no hay ningun tipo de censura de parte mia. Lo unico importante es saber, que hay gente que busca encontrar en estos tipos de espacio, un lugar donde expresarse.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

EN EL DIA DE LA MADRE



cuando la promesa se hace de corazon, haremos lo imposible por cumplirla

                                   En el día de la madre 

 El campo de juego estaba impecable, era una alfombra, las tribunas colmadas; había hinchas que quedaron afuera. Ellos, tenían todo preparado para ser campeones, las calles estaban vestidas de los colores de su equipo, en sus terrazas flameaban banderas de todos los tamaños, se escuchaban cánticos de todo tipo, el comentario era, que nos iba a meter cinco goles como mínimo, que nos ganarían de cualquier forma, que nosotros éramos unos muertos de hambre, que habíamos llegado hasta ahí,  de pura suerte, por una buena racha, pero que no teníamos forma de ganarles, que veníamos de un pueblo chico, como para enfrentar al mejor equipo de los últimos cinco años, y que tendríamos miedo de ver un marco tan imponente como la cancha de ellos.   Nosotros viajamos muy  temprano, llegamos como al mediodía, el micro paro frente a la sede, nos gritaban  de todo. Éramos pocos pero bulliciosos, nos hacíamos escuchar, vinieron de todos los rincones del pueblo, solamente para acompañarnos, claro no era para menos, era la primera vez en la historia del club, que jugábamos una final  de campeonato, era la primera vez que teníamos la posibilidad de ser campeones, y no podíamos desaprovecharla, ni siquiera mi viejo tuvo esa oportunidad, y hoy estaba al alcance de las  manos, o mejor dicho de los pies.    Cuando llego la hora del partido, nos fuimos para el estadio, y mientras hacíamos el reconocimiento del campo de juego, arranque con las dos  manos, el césped del piso, lo lleve hasta mi boca y lo bese mientras hacia una promesa.

 -¿Que pasa, ahora se te dio por las cábalas también? - me pregunto el enano que estaba haciendo precalentamiento al lado mío - justo a vos, que solo crees en dios y nada más.

-¡No! no es una cábala, es una promesa que le hice a...

 -Ah claro, hoy es el día de la madre y si ganamos se lo vas a dedicar a ella - me dijo, sin dejar que yo termine de hablar.

 Nos metimos al vestuario, y después de la charla técnica, salimos a la cancha bien concentrados, sabiendo que esta, era quizás, la única y ultima oportunidad de salir campeones, de quebrar ese obstáculo que hay entre dos equipos, uno profesional como el de ellos, y otro no tanto como el nuestro, por que a decir verdad, nosotros todavía  éramos un poco amateur.

 El partido al comienzo fue como de estudio, pero a los diez minutos ya los teníamos a todos en nuestro campo, la presión que ejercían era impresionante, tanto adentro como afuera. En las tribunas, el ruido era ensordecedor, los nuestros eran tapados por los miles de espectadores locales, ellos atacaban y atacaban. Nuestro arquero estaba iluminado, sacaba todos los balones, nosotros no podíamos cruzar la mitad del campo.

 Con mucha suerte, aguantamos el primer tiempo. En el segundo, teníamos algo a favor y era que ellos, empezarían a jugar desesperados, por que no podían concretar. Y se dio el partido como nosotros esperábamos, pasaban los minutos sin que pudieran anotar, entonces nosotros empezamos a jugar mas tranquilos, tocando la pelota por el piso, hasta se me ocurrió tirar un caño en la mitad de la cancha, el enano empezó a hacer de las suyas, el zurdo a gambetear y asistirme con la pelota, ellos se pusieron nerviosos, trasladaban mas el balón, y comenzaron a gritarse entre si.

 Al minuto ochenta y cinco, el enano deja dos tipos en el camino y patea al arco, en el trayecto, el numero seis desvió la pelota con la mano, y el arbitro marco penal. No lo podíamos creer, ellos protestaron decía que fue casual, que no hubo intención, que la pelota busca al jugador, que  era un vendido, un referí bombero, que  no sé cuanto le habíamos pagado. Él arbitro hizo caso omiso a las protestas y marco el tiro desde los doce pasos; después de echar al dos de ellos, que se había acordado de su madre, justo en el día de todas las madres. El zurdo y el enano, me pidieron que yo le pegara, y acepte de inmediato.

  Después que paso el tumulto, acomode la pelota sobre el punto del penal. El arquero se acerco, y me pidió, que se lo tirara a la izquierda, dijo esto como para intimidarme, para ponerme nervioso. El juez, le pidió que se alejara, que se fuera a su lugar. Yo tome carrera, me hice la señal de la cruz, mientras pensaba en mi vieja, en ese día tan especial, y también en la promesa que había hecho. Se escucho el silbato y fui hacia la pelota con mucha seguridad, le pegue suave con la cara interna del pie derecho, y la coloque a la izquierda del arquero, mientras este se desparramaba hacia el otro lado.     

  Salí gritando, buscando el lugar donde estaba mi viejo, mis hermanos y los doscientos hinchas que fueron a vernos.  Llore, les juro que llore, no me podía contener, no cabía dentro de mi cuerpo, solo había que esperar un poquito para que la alegría fuera completa.

 El breve tiempo paso y nos abrazamos entre todos, lloramos entre todos, gritamos entre todos, hasta la entrega de las medallas y la tan ansiada copa.

    Cuando volvíamos, y ya que estábamos en la capital, le pedí al técnico y al chofer si se podía desviar hasta la Chacarita, hasta el cementerio. Les explique que tenia que hacer algo con la medalla que había ganado. Accedieron a mi pedido, baje del micro y entre por el portón principal, llegue hasta el fondo del cementerio y en una tumba bien cuidada y con flores nuevas, me arrodillè, llorè, le recè un padrenuestro, y le entregue como regalo, la medalla que le había prometido.

-Vamos, que se hace tarde - me dijo el enano, que había venido a buscarme.

 -Si vamos - le conteste.

 Al ver la tumba, y al leer el nombre que había en ella, el enano me pregunto

 -¿ Quién es, ese tal José?

 -¿Como quien es? - le respondí - él es como si fuera mi madre, o mejor dicho este es el tipo, que no tuve el orgullo de conocer, y que hace diez años le dono el corazón a mi vieja, y gracias a él, hoy en el día de la madre, voy a llegar a casa y a abrazarla con todas mis fuerzas.

 -Chau José, ¿viste? Cumplí la promesa.

 

  (dedicado a todos los que donaron sus organos, para que continuara la vida en otro ser.) 

                                         autor: Ruben Herrera


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 6 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
04/10/09 | 12:59: rolando dice:
Precioso Rubén! Y homenaje al \"Negro\" también, no? Como buen rosarino... Te invito a mi blog \"lapacienteimpaciente\", ahí hay un cuento que quizá te guste y le da título a un libro, donde hay también, mirá vos, otro cuento que también es \"in memorian\" del Negro... Un abrazo. R.M
rmartina@fibertel.com.ar
 
02/10/09 | 15:38: suletrasmonte dice:
Muy bueno tu cuento, y está perfecto el reconocimiento a los donadores de órganos. estoy de acuerdo. Yo leí dos veces Las cenizas de Angela ylloré a mares con esa historia de tanta pobreza en Irlanda. Es unlibro que recuerdo siempre, aunque leí otros de ese autor y no me llegarton tanto.
cavallerosu@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS